Jamal Murray lleva a Denver a la victoria

El cómodo triunfo de los Denver Nuggets en la cancha de los Memphis Grizzlies (114-131) tuvo un protagonista claro: Jamal Murray. El día que Nikola Jokic no destacó tanto como suele acostumbrar, el base canadiense tiró de su equipo para firmar un auténtica exhibición en sólo tres cuartos.

El director de juego comandó un parcial de 17-44 con el que los de Colorado rompieron el partido en el segundo cuarto y acabó con 39 puntos (7 de 12 triples), cuatro rebotes, ocho asistencias, tres robos de balón y un tapón en 31 minutos de juego.

Tras terminar con el sexto mejor ataque de la temporada anterior, los Denver Nuggets han tenido un inicio de 2019-2020 bastante menos productivo. Entrando al partido del domingo ante los Memphis Grizzlies, los de Michael Malone estaban rankeados 24° en este costado del juego.

Era su defensa (5° mejor de la liga), la que le había permitido abrir con un balance de 8-3 y a pesar de no estar jugando su mejor baloncesto, mantenerse en la pelea más importante del Oeste. Sin embargo, al menos por unas horas, los Nuggets recuperaron la memoria y lucieron como aquel equipo que deslumbró en la 2018-2019.

Denver se trajo un triunfo de Memphis por 131-114, en lo que ha sido por lejos, su mejor partido anotador de la campaña: anotaron 18 triples (sobre 32 intentos), lanzaron un 55% en tiro y repartieron 36 asistencias, contra apenas 12 pérdidas. Más no se puede pedir.