Los Rockets mantienen su apuesta con su fichajes

Los Houston Rockets se están manteniendo fieles a su plan de apostar por el ‘small ball’, es decir, jugar sin una referencia interior, y lo han vuelto a demostrar con sus dos últimas incorporaciones. Según la información de Adrian Wojnarowski, de ESPN, la franquicia de Texas ha decidido que los dos puestos vacíos que quedaban en su plantilla sean ocupados por Jeff Green y DeMarre Carroll.

El primero de ellos, Green, llega como agente libre tras haber rescindido su contrato con los Utah Jazz el pasado mes de diciembre. El ala-pívot de 33 años y 2,03 metros de altura ha firmado un contrato de 10 días para que se acople bien al equipo antes de garantizar su continuidad para el resto de la temporada.

Houston será el noveno equipo de la NBA por el que pase Jeff Green tras Sonics/Thunder, Celtics, Grizzlies, Clippers, Magic, Cavaliers, Wizards y Jazz. Los promedios en las 12 temporadas de este número cinco del Draft en 2007 son de 13 puntos, 4,4 rebotes y 1,6 asistencias por partido.

La otra novedad es DeMarre Carroll, quien no encajó demasiado en los esquemas de Gregg Popovich en los San Antonio Spurs, donde apenas disputó 15 partidos esta campaña. El alero de 33 años y 1,98 metros acordó su salida del AT&T Center después de llegar a un trato para la compra de su contrato.

El jugador nacido en Birmingham (Alabama) ha pasado por las filas de Grizzlies, Rockets (donde ya jugó cinco encuentros en la 2010-11), Nuggets, Jazz, Hawks, Raptors, Nets y Spurs. Sus cifras son de 9 puntos, 4,3 rebotes y 1,3 asistencias de media en sus más de 500 partidos disputados en la NBA.

Por tanto, tras las salidas de Clint Capela y Nene Hilario en un traspaso, los Rockets mantienen su plantilla con sólo dos jugadores interiores ‘puros’: Tyson Chandler e Isaiah Hartenstein. Ningún otro componente del equipo supera los 2,06 metros de altura.