VIDEO: Zion Williamson 18 minutos 22 puntos!

El freno a la expectativa que generaba el debut de Zion Williamson en su temporada de novato en la NBA con los New Orleans Pelicans finalmente se liberó y aunque fue de menos a más, el prometedor talento egresado de la Universidad de Duke pudo dar un viso de lo que será su carrera.

Al término de la primera mitad no solo Zion contaba con cinco puntos en su cuenta personal, en el segundo cuarto, cuando el head coach Alvin Gentry lo llamó a la banca, al sentarse, Williamson no pudo evitar sentir tedio, molestia, impotencia porque no es él quien decide cuánto tiempo puede estar en la duela.

Los San Antonio Spurs echaron mano de 32 puntos y 14 rebotes de LaMarcus Aldridge para resolver un partido que casi todo el tiempo parecía resuelto, por 121-117 pero que se complicó en los los minutos más intensos y efectivos de ese jugador que incluso despertó cánticos de ¡MVP, MVP!

Williamson apenas jugó 18 minutos en su debut en la NBA, pero al anotar 17 puntos consecutivos para los Pelicans en el último cuarto y ponerlos a un triple de distancia, no solo entusiasmó a la afición de New Orleans para empatar el partido o darle la vuelta, sino para lo que podría ser un futuro brillante, de la mano del fornido delantero. Acabó con 22 unidades y 7 rebotes.

Conocido por su potencia física, buen juego de pies, un eficaz basquetbol interno, Zion sorprendió también con sus tiros de larga distancia, al embocar cuatro de cuatro intentos de tres puntos, en medio de su racha efervescente que mostró un boceto del jugador que se espera que sea a lo largo de su carrera en la NBA.

Luego de pasar los últimos tres meses rehabilitándose tras una operación en su rodilla derecha, debido a una lesión en la parte final de la pretemporada, Williamson empezó frío tras los primeros tres periodos, para terminar al rojo vivo, calentándose y calentando la conversación en redes sociales, la tendencia ‘Zion’ se colocó rápidamente entre las más poderosas la noche de su debut.

Quizás el villano de la noche pudo haber sido el coach Gentry, por haberlo dejado en la banca largo rato, incluso en aquellos momentos en que la gente en Smoothie King Center gritaba al unísono ‘We want Zion’ (queremos a Zion) , pero no podemos culparlo, era el primer juego y a toda costa la meta era que acabara de una pieza. Meta conseguida.

El próximo compromiso de los Pelicans será el viernes cuando reciban a los Denver Nuggets, una prueba todavía más dura pero a las que se tendrá que ir habituando Zion Williamson, pues esa es la NBA de todos los días. Por el momento, dejó la indeleble sensación de que puede ser un talentazo si se lo propone.